Construir la paz: un compromiso ante la sociedad

Construir la paz: un compromiso ante la sociedad

Estimadas y estimados visitantes de esta página web, apreciadas y apreciados colegas, queridas amigas, queridos amigos:

Quiero darles la bienvenida a las páginas del Instituto Colombo-Alemán Para la Paz – CAPAZ. El Instituto CAPAZ es una plataforma académica, políticamente independiente, que promueve la investigación y discusión de temas relacionados con la construcción de una paz sostenible en Colombia.

En este sentido, uno de nuestros objetivos principales consiste en fortalecer los espacios en los cuales investigadores, intelectuales, políticos, personas de diferentes ámbitos de la sociedad civil, así como ciudadanos y ciudadanas de Colombia, Alemania y otros países, reflexionan sobre el proceso de paz y los retos que traen consigo los acuerdos suscritos. Esto incluye intercambios y aprendizajes mutuos entre distintos países latinoamericanos, entre América Latina y Europa, así como el estudio comparativo de diferentes procesos de paz en el mundo. Además, nos dedicamos a la enseñanza, capacitación y a la difusión de resultados de las investigaciones, con el fin de desarrollar instrumentos que permitan asesorar a diferentes actores políticos para promover la paz. En el Instituto CAPAZ se reúnen personas de distintos contextos y experiencias, así como de una gran variedad de perspectivas y enfoques temáticos. A pesar de su hetereogenidad, todas coinciden en un aspecto fundamental: la preocupación por la construcción de una paz sostenible.

Esto implica, por un lado, mirar hacia atrás y buscar formas de afrontar el pasado violento y acompañar el proceso de justicia transicional, la búsqueda de la verdad y la construcción de memorias históricas que siempre habrá que pensarlas en plural. Por otro lado, incluye también la tarea fundamental de mirar hacia el futuro, para discutir y diseñar políticas que permitan la construcción de una sociedad pacífica, próspera, con justicia social y ambiental y que, a su vez, propicien la diversidad.

Así entendida, la paz se convierte en una tarea continua y, al mismo tiempo, en un deber que nunca deberíamos dar por cumplido. No se trata de dar vuelta a la página y dejar que el pasado se vuelva historia y pierda su relevancia para la actualidad. Y tampoco debemos sentirnos cómodos, dando por sentado que las causas de la violencia, el odio y la intolerancia se desvanecen totalmente con el tiempo. Hay suficientes casos en diferentes lugares del mundo, incluyendo Alemania, Europa, EE.UU. y varios países latinoamericanos, que nos enseñan lo contrario. Es más, estos ejemplos nos recuerdan un punto fundamental: aquellos que no pueden aprender de su pasado, están condenados a repetirlo.

En este sentido, sabemos que el acuerdo de paz ha sido solamente un primer paso, sumamente importante y tal vez más fácil que otros de los pasos que debemos dar ahora para construir una paz sostenible. Aunque la paz es algo fundamental para el bienestar de la sociedad, su construcción y consolidación equivale a una tarea gigantesca que no tiene alternativa.

Sin embargo, sentimos cada día que, trabajar en la construcción de la paz, es una decisión y muchas veces una vocación que implica un gran compromiso con la sociedad y con frecuencia demanda importantes sacrificios personales, familiares y hasta económicos. Cabe señalar que esto es válido sobre todo para las personas y organizaciones que trabajan en las zonas del país donde el conflicto ha dejado heridas graves y, donde el post-conflicto a menudo parece ser una palabra que viene de muy lejos y es poco adecuada para describir y entender la realidad local. Por esto, tener presencia en las distintas regiones del país y colaborar con diferentes actores académicos, políticos y sociales de las regiones, nos parece un deber fundamental de nuestro trabajo.

En el contexto del proceso de paz, el Instituto CAPAZ desempeña un rol muy específico y particular. Queremos trabajar para abrir espacios y promover investigaciones, aprendizajes, reflexiones y discusiones entre personas que difícilmente se encontrarían en otros ámbitos. De esta manera buscamos contribuir a la construcción de puentes que no sólo permitan avanzar de manera segura y directa hacia la paz, sino que también tengan el potencial de descubrir caminos hasta ahora secundarios, escondidos u olvidados que conduzcan al mismo objetivo: una paz sostenible.

Para lograr estos objetivos hay que trabajar en equipo, y estoy muy contento de saber que el Instituto CAPAZ cuenta con un equipo y unas redes redes académicas sumamente fuertes y consolidadas, constituidas por personas comprometidas para lograr nuestro objetivo común. Pero también sabemos que se precisan equipos mucho más grandes, más fuertes y más diversos para lograr nuestra meta. Por eso quiero invitar a todas y todos ustedes a acompañarnos y a participar en las actividades de CAPAZ, investigando, discutiendo y aprendiendo con nosotros, contradiciéndonos y criticándonos, pero sobre todo colaborando con nuestro trabajo.

Personalmente, es un gran honor asumir la dirección del Instituto CAPAZ y poder trabajar y discutir con ustedes. Espero que entre todas y todos, podamos hacer una modesta contribución a la construcción de una paz sostenible en Colombia, y generar conocimientos y reflexiones para repensar cómo enfrentamos los pasados violentos, tanto en Colombia como en otros lugares.

Stefan Peters